9 días en atención a los más débiles, a las Iglesias locales y en la familia

Del 19 al 22 de septiembre, el Papa Francisco ha visitado Cuba y posteriormente Estados Unidos. El domingo, regresará a Roma.

Pope Francis (C) arrives at Revolution S

Santo Padre ha realizado una visita considerada como “histórica” a Cuba, ya que es la tercera visita papal que recibe “la isla” en 17 años. Y es que, previamente, Juan Pablo II viajó en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

Comenzó su andadura por La Habana, donde celebró misa en la plaza de la Revolución ante cientos de miles de cubanos. Posteriormente, visitó dos ciudades más: Holguín, donde veneró la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, y Santiago de Cuba, desde donde viajó a Estados Unidos.

Cuatro días en los que el Santo Padre mantuvo diversos encuentros con el Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de la República; con los sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas; con los jóvenes; con los obispos; así como con las familias en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. Además, desde la Loma de la Cruz de Holguín tuvo oportunidad de impartir su bendición a toda la ciudad. Una ciudad que despidió al Pontífice ante una gran ovación en la mañana del martes 22.

En Estados Unidos

Ya el miércoles 23 llegó a Estados Unidos, donde permanece hasta este domingo 27, visitando las ciudades de Washington, Nueva York y Filadelfia.

El primer día, visitó al Presidente de los EEUU y mantuvo un encuentro con los obispos. Además, presidió la canonización del Beato Junípero Serra, en el Santuario nacional de la Inmaculada Concepción de Washington. El jueves, estuvo en el Congreso, en el centro caritativo de la parroquia de Saint Patrick junto a los sintecho, así como con los religiosos y religiosas.

En Nueva York también visitó a niños y familias de inmigrantes; mientras que en Filadelfia se centró en los obispos, sacerdotes y religiosos/as, además de celebrar una fiesta de las familias y una vigilia de oración.

Concluye su estancia por Estados Unidos de América en Filadelfia. Allí nuevamente se encuentra con un grupo de obispos, en este caso los invitados al VIII Encuentro Mundial de las Familias, visita a los presos del Instituto Correccional Curran-Fromhold y preside la misa de clausura del Encuentro Mundial de las Familias.  Desde allí, el Santo Padre partirá hacia Roma.