5 invitaciones al Encuentro Europeo de Jóvenes

El próximo 5 de agosto comenzará en Ávila este magno evento que servirá como preludio a la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Cracovia, en 2016.

EDJ2015-50En la página web oficial del Encuentro Europeo de Jóvenes (http://www.eej2015.com/es/mensajes/) se han publicado los mensajes pronunciados por el Papa Francisco, el Cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la CEE; y el P. Saverio Cannistrà, P. General OCD. Asimismo, nuestro Obispo, Demetrio Fernández, se hizo eco en su anterior carta semanal y el Obispo de Ávila, Jesús García Murillo también lo ha hecho para Alfa Y Omega.

A continuación pueden leer sus invitaciones:

Mensaje del Papa Francisco

A Monseñor Jesús García Burillo Obispo de Ávila

Querido Hermano:

El 28 de marzo de 1515 nació en Ávila una niña que con el tiempo sería conocida como santa Teresa de Jesús. Al acercarse el quinto centenario de su nacimiento, vuelvo la mirada a esa ciudad para dar gracias a Dios por el don de esta gran mujer y animar a los fieles de la querida diócesis abulense y a todos los españoles a conocer la historia de esa insigne fundadora, así como a leer sus libros, que, junto con sus hijas en los numerosos Carmelos esparcidos por el mundo, nos siguen diciendo quién y cómo fue la Madre Teresa y qué puede enseñamos a los hombres y mujeres de hoy.

En la escuela de la santa andariega aprendemos a ser peregrinos. La imagen del camino puede sintetizar muy bien la lección de su vida y de su obra. Ella entendió su vida como camino de perfección por el que Dios conduce al hombre, morada tras morada, hasta Él y, al mismo tiempo, lo pone en marcha hacia los hombres. ¿Por qué caminos quiere llevarnos el Señor tras las huellas y de la mano de santa Teresa? Quisiera recordar cuatro que me hacen mucho bien: el camino de la alegría, de la oración, de la fraternidad y del propio tiempo.

Teresa de Jesús invita a sus monjas a «andar alegres sirviendo» (Camino 18,5). La verdadera santidad es alegría, porque “un santo triste es un triste santo”. Los santos, antes que héroes esforzados, son fruto de la gracia de Dios a los hombres. Cada santo nos manifiesta un rasgo del multiforme rostro de Dios. En santa Teresa contemplamos al Dios que, siendo «soberana Majestad, eterna Sabiduría» (Poesía 2), se revela cercano y compañero, que tiene sus delicias en conversar con los hombres: Dios se alegra con nosotros. Y, de sentir su amor, le nacía a la Santa una alegría contagiosa que no podía disimular y que transmitía a su alrededor. Esta alegría es un camino que hay que andar toda la vida. No es instantánea, superficial, bullanguera. Hay que procurarla ya «a los principios» (Vida 13,1). Expresa el gozo interior del alma, es humilde y «modesta» (cf. Fundaciones 12,1). No se alcanza por el atajo fácil que evita la renuncia, el sufrimiento o la cruz, sino que se encuentra padeciendo trabajos y dolores (cf. Vida 6,2; 30,8), mirando al Crucificado y buscando al Resucitado (cf. Camino 26,4). De ahí que la alegría de santa Teresa no sea egoísta ni autorreferencial. Como la del cielo, consiste en «alegrarse que se alegren todos» (Camino 30,5), poniéndose al servicio de los demás con amor desinteresado. Al igual que a uno de sus monasterios en dificultades, la Santa nos dice también hoy a nosotros, especialmente a los jóvenes:«¡No dejen de andar alegres!» (Carta 284,4). ¡El Evangelio no es una bolsa de plomo que se arrastra pesadamente, sino una fuente de gozo que llena de Dios el corazón y lo impulsa a servir a los hermanos!

Mensaje del Cardenal Don Ricardo Blázquez Pérez

Queridos jóvenes:

Recibid un saludo gozoso cuando el Encuentro Europeo de Jóvenes está a las puertas. Entre el reconocimiento, la esperanza y la exhortación escribió el apóstol San Juan: “Os escribo, jóvenes, porque sois fuertes y la palabra de Dios permanece en vosotros y habéis vencido al Maligno” (1 Jn. 2,14). La Palabra de Dios, interiorizada por la fe, tiene el poder de vencer al tentador y al pecado, de abrir el egoísmo y de llenar el vacío.

Santa Teresa de Jesús nos dirige un mensaje en el V Centenario de su nacimiento: ” A tiempos recios amigos fuertes de Dios”. A Ávila que con afecto y gratitud ha conservado la memoria de la Santa, como decimos los abulenses, nos convoca para enseñarnos con su vida y sus palabras a ser  amigos fuertes de Dios. La mediocridad no llena el corazón; solo la decisión vigorosa colma de sentido la vida. Junto a ella aprendemos a responder con determinación humana y cristiana a los desafíos del momento, o con sus palabras, a los “tiempos recios”. Lo difícil se afronta; de lo complicado no huimos.

El Papa Francisco en diversas ocasiones ha hablado del cambio de época y no sólo de una época con muchos, profundos y rápidos cambios. Todos estamos inmersos en esta encrucijada que nos provoca en forma de cuestionamiento hondo, de conmoción de los mismos cimientos, de apremiante llamada a orientarse en la confusión, a no ser víctimas sino protagonistas de nuestra historia. Los jóvenes son como sismógrafos que detentan o barruntan los movimientos subterráneos, y al mismo tiempo dada la edad en que están fraguando su futuro, se sienten particularmente concernidos y afectados por la coyuntura actual.

Queridos amigos, el Encuentro de Jóvenes en Ávila nos ofrece la oportunidad de convivir, de rezar junto a una maestra singular en este quehacer cristiano básico, de celebrar festivamente los Sacramentos de la Iglesia, de escuchar, reflexionar y compartir el significado de la fe cristiana. Acudimos con ilusión a esta cita.

Mensaje del Prepósito General OCD, P. Saverio Cannistrà

A todos los miembros de la Orden del Carmelo Descalzo, frailes, monjas y seglares y toda la gran familia teresiana, hermanas y hermanos, desde nuestra Casa Madre, la Casa de Teresa: ¡Que la Paz de Cristo, el Jesús de Teresa, esté con todos vosotros!

Después de cinco años y medio de concienzuda preparación personal y comunitaria, llegamos a este día tan deseado, 15 de octubre de 2014, solemnidad de Santa Teresa, en el que iniciamos las celebraciones del V Centenario de su nacimiento ¡Feliz 500º cumpleaños, Santa Madre!

Es para nosotros una magnífica oportunidad este quinto Centenario, para que Teresa continúe hablándonos con la fuerza de su testimonio y de su pasión. La Santa nos habla de aquello que ha vivido, nos cuenta la historia de un alma -la suya – que después de muchas resistencias ha cedido al amor del Dios vivo y ha descubierto en él la propia verdad, la bondad y la belleza radical. Teresa no ha hecho alarde para sí misma de su experiencia, sino que nos la ha donado para que también nosotros podamos entrar en su misma plenitud de vida y de felicidad, que de otro modo no hubiéramos conocido, quedando prisioneros del mundo.

Constatamos, de día en día, que nuestro ser tiende a reducirse a las proporciones de un mundo dominado por las dinámicas del poder económico y tecnológico. Creemos ser omnipotentes, pero en realidad estamos perdiendo lo más grande que posee el ser humano:

Su capacidad de amar como Dios lo ama. Teresa nos lleva a esta cima de nuestro ser, al punto de contacto entre el hombre y Dios, el cual tiene un rostro y un nombre, el de Jesucristo crucificado y resucitado.

En el centro del centenario teresiano debe estar aquello que está en el centro del corazón de Teresa y no aquello que está en el centro de nuestros proyectos mundanos, de nuestras iniciativas. En el centro del centenario debemos situar aquello que, a quinientos años de distancia, no ha envejecido, ni mucho menos, ni ha perdido actualidad, es decir, una vida empapada, herida de Dios, a la cual ha sido confiada una misión de crucial importancia:

Recordar a la Iglesia y al ser humano de todos los tiempos que el centro del hombre es Dios y que el centro de Dios es el hombre.

Mensaje de Don Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba

“Además de los múltiples campamentos de verano, en los que participan muchos niños y jóvenes de nuestra diócesis, los jóvenes europeos se preparan para el Encuentro Europeo de Jóvenes en Ávila, bajo el lema teresiano "A tiempos recios, amigos fuertes de Dios". También los jóvenes cordobeses, que viajarán hasta la ciudad de Santa Teresa de Jesús para este Encuentro, preludio de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia en 2016, dentro de un año, que tendrá por lema: "Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia", en pleno Año de la Misericordia. El verano se convierte así en tiempo de encuentro, de formación, de evangelización. Que quienes puedan disfrutar de vacaciones las empleen para estos encuentros o actividades similares, de manera que podamos afrontar el futuro, el próximo curso, con ánimo renovado”.

Mensaje de Don Jesús García Burillo, Obispo de Ávila

“El Encuentro Europeo de Jóvenes es una ocasión extraordinaria para descubrir que uno no está solo en el seguimiento de Cristo; que hay otros muchos jóvenes que también lo conocen, lo aman y lo siguen. Este tipo de encuentros fortalecen y dinamizan el compromiso en cada comunidad. Participemos para que, de la mano de Teresa, crezcamos en la amistad con Cristo y descubramos la inmensa felicidad de sabernos hijos de Dios y hermanos de los hombres”.