400 años de una advocación mariana

Día grande en Aguilar de la Frontera al celebrar el 400 aniversario de la advocación y patronazgo de Santa María del Soterraño.

Con una procesión extraordinaria y una misa oficiada por el obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, en la plaza de San José, concluyeron el pasado sábado los actos conmemorativos del 400 aniversario de la advocación de la Virgen del Soterraño, patrona de Aguilar de la Frontera. Unos actos que comenzaron en el mes de abril y que se han venido desarrollando desde entonces.

Para el día grande de la Natividad de la Virgen, el pueblo de Aguilar organizó un procesión que contó con la presencia de todas las hermandades y cofradías de la localidad, así como autoridades civiles y militares, entre otras. Posteriormente, cientos de fieles acudieron a la celebración de la Eucaristía en la plaza de San José, donde se montó un altar que quedó presidido por el paso de la Santísima Virgen del Soterraño.

La ceremonia estuvo armonizada por el Centro filarmónico de Aguilar y presidida por Mons. Demetrio Fernández, quien en la homilía destacó la importancia de la Natividad de nuestra Señora, y el significado tan profundo que tuvo para la redención de la humanidad. Además, hizo una llamada a vivir en comunión y unidad, en fraternidad, "ya que la Virgen es Madre y una madre no quiere que sus hijos estén peleados, sino que vivan unidos". Finalmente, invitó a presentar a nuestra Madre todos los acontecimientos de nuestra vida, las alegrías y las penas, sintiéndonos como niños, “porque ante la Virgen, todos somos niños”. Al término de la Santa Misa, los asistentes disfrutaron de un espectáculo de fuegos artificiales en honor a la Patrona, continuando la procesión hasta la parroquia que lleva su nombre.