La Semana Santa que celebramos

La Semana Santa pasó y ahora estamos disfrutando de la alegría de la Resurrección del Señor durante cincuenta días. Comenzábamos el Domingo de Ramos, con la celebración de la procesión de las palmas: desde la Iglesia de Santa Victoria hasta la parroquia. Fue un espectáculo de fe, donde niños, jóvenes y mayores profesaron públicamente su fe por las calles del barrio. Por la tarde la procesión de la Hermandad del Huerto: siempre majestuosa, ordenada, elegante…

La siguiente cita fue el Jueves Santo: institución de la eucaristía y del sacerdocio y día del amor fraterno. Para después quedarnos velando al Señor en el monumento. Durante toda la noche no faltó quien se quedara acompañando a Jesús. Y la procesión del Señor de la Caridad. Fue éste también un momento importante, también de oración, que se prolongaría hasta la mañana del Viernes Santo con el rezo del Via Crucis con la imagen del Señor de la Caridad portada, esta vez, por los legionarios. Por la tarde la sobria celebración de los oficios de la Muerte del Señor. Contemplamos la cruz de Cristo y la adoramos, porque de ella nos vino la salvación al mundo entero.

Y la Solemne y gran Vigilia Pascual. Nuestra parroquia se llenó de luz, flores, niños, jóvenes,… para celebrar la resurrección del Señor. En la misma seis niños fueron bautizados por inmersión. Un espectáculo fue toda la celebración.