Iter Vitae Pascua 2020

En Semana Santa hemos recordado que Jesucristo no es ajeno a nuestros sufrimientos y temores. Y, cuando estamos experimentando como nunca antes que la muerte nos amenaza a todos de cerca por la pandemia del COVID-19, hemos encontrado a un Dios que “por nosotros se sometió incluso a la muerte, y muerte de Cruz”. Y, con la muerte de Jesús, parecía que todo estaba perdido y que todo había acabado. Así se nos presenta la amenaza de la muerte: el final de todo y por eso nos estremecemos y vivimos atemorizados ante la posibilidad de morirnos o de que se muerta algún ser querido. Ahora, la noticia de la Resurrección de entre los muertos viene como una luz poderosa que disipa nuestros miedos y nos trae la esperanza. Porque lo que parecía el final trágico, se ha convertido en el comienzo de Todo y para todos.

ITER VITAE PASCUA 2020