Crónica de la visita pastoral del Obispo. Santa Misa de Clausura

A las 19:30 horas, el Sr. Obispo, administró el sacramento de la Penitencia en el confesionario de la Parroquia.

A las 20:00 h. el Sr. Obispo presidió la Eucaristía del domingo Laetare conclusiva de la Visita Pastoral, concelebrando el párroco y vicario parroquial, y con la ayuda de varios seminaristas del Seminario Redemptoris Mater que pertenecen a las comunidades de la parroquia y los dos monaguillos que habitualmente ayudan en las misas dominicales. Participaron unos 400 fieles laicos de la parroquia, tanto no asociados como miembros de las tres cofradías, comunidades neocatecumenales y grupo parroquial de adultos, y las Hijas del Patrocinio de María del Colegio de Ntra. Sra. de la Piedad. Al comienzo de la eucaristía, el Sr. Obispo colocó una reliquia de San Eulogio en el altar mayor y otra de San Francisco de Asís en el Retablo mayor, a los pies de la imagen del titular, mientras toda la asamblea cantaba con entusiasmo el himno Te Deum en castellano. La celebración fue muy solemne, festiva y con participación litúrgica de representantes de toda la parroquia en las moniciones, lecturas y peticiones; en el ofertorio, por encontrarnos en el Año de la Vida Consagrada, la Superiora de la Comunidad del Colegio de la Piedad presentó una vela, como signo de la luz de la radicalidad evangélica que aportan a la Iglesia los consagrados, una luz que se ha hecho servicio educativo a los más pobres desde hace cuatro siglos en nuestro Colegio de la Piedad; asimismo, por encontrarnos en el periodo de celebración de dos Sínodos sobre la Familia, un matrimonio con sus cinco hijos, presentaron el pan y el vino al Sr. Obispo. El coro parroquial interpretó cantos populares consiguiendo que toda la asamblea participase de la alegría de la celebración.

Durante la homilía, el Sr. Obispo manifestó su satisfacción por haber realizado esta Visita pastoral y recordó los distintos momentos vividos durante estos tres días en los que ha visitado los inmuebles de la parroquia y los lugares más representativos culturales, sociales y comerciales del barrio; asimismo, su satisfacción por haber visitado a los enfermos y haberse reunido con las tres cofradías, las nueve comunidades neocatecumenales, el grupo de adultos parroquial, los niños de comunión y postcomunión, y los que se preparan para la Confirmación, así como las reuniones mantenidas con los responsables de las distintas actividades pastorales parroquiales en los campos de la evangelización, catequesis, liturgia y caridad. El Sr. Obispo mostró su satisfacción por la comunión que ha encontrado entre todos los miembros de la parroquia y alentó a todos a experimentar la misericordia de Dios que “tanto amó al mundo que nos envió a su propio hijo, no para condenar al mundo, sino para salvarlo” y ser testigos de esta caridad de Cristo en nuestro barrio y propios ambientes. Alentó a todos a seguir el ejemplo de San Francisco de Asís y a tener la valentía de San Eulogio, bajo cuyo patrocinio estamos puestos todos y especialmente él, ya que fue consagrado Obispo el día 9 de enero, fiesta de San Eulogio. Finalmente, encomendó a todos los que formamos la parroquia a la Virgen de la Cabeza y demás advocaciones marianas que existen en el templo.

Al finalizar la Visita Pastoral del Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, a la Parroquia de San Francisco y San Eulogio de Córdoba, se le regaló una imagen de San Eulogio, de unos 50 cms. de altura, obra del escultor de esta parroquia D. Andrés Quesada Clavijo.

La escultura, hecha en arcilla, recuerda la profesión de alfareros de la familia del Sr. Obispo. Para su elaboración, se ha seguido fundamentalmente el modelo de la escultura de San Eulogio, obra de Pedro de Mena Gutiérrez, que existe en la Sagrario de San Mateo de Lucena, y algunos rasgos de la que existe en esta parroquia de San Francisco y San Eulogio, y de la pintura mural del Claustro de la Catedral de Toledo.  En la iconografía se representa al sacerdote cordobés con el pelo de la cabeza y las barbas blancas (representando su carácter venerable), vestido con alba blanca (como en Toledo) y revestido de casulla roja (signo del martirio), en la que resplandece delante y detrás una cruz dorada con ráfagas (como una cruz gloriosa refulgente), con la palma del martirio en una mano y en la otra el libro que él escribió Memorial de los Santos (gracias al cual conocemos el martirio de los cristianos mozárabes contemporáneos suyos), y con una mitra a sus pies (ya que había sido preconizado Arzobispo de Toledo, aunque no llegó a tomar posesión porque fue decapitado antes).

En la peana, de manera similar a la escultura que hay en esta Parroquia de San Francisco y San Eulogio, se ha dejado constancia de nuestra gratitud al Sr. Obispo por su Visita Pastoral a esta Parroquia, con las siguientes inscripciones:

  • San Eulogio de Córdoba, Sacerdote, arzobispo electo de Toledo y mártir (+11-3-859)
  • 9 de enero, Fiesta de San Eulogio y aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Demetrio Fernández González
  • Recuerdo de la Visita Pastoral. Parroquia de San Francisco y San Eulogio de Córdoba: 13-15 marzo 2015
  • "Era un varón eminente en todo linaje de obras, y de mucha ciencia... Alentador de los mártires y su panegirista... Tenía la severidad de Jerónimo, la modestia de Agustín, la suavidad de Ambrosio, y la paciencia de Gregorio para enmendar los yerros, sostener a los pequeños, alentar a los mayores y sufrir las imperfecciones y adversidades; y siendo siempre el mismo, multiplicábase de manera prodigiosa" (Vida y martirio del santísimo mártir Eulogio, presbítero y doctor, por Álvaro de Córdoba, cap. II, n.8)