COR JESU – ¡Cuánto Amor!

¡Qué inmensa alegría me produce leer los testimonios de qué supone para tantos el Corazón de Jesús! Si tengo que describir en breves palabras qué ha supuesto para mí descubrir la espiritualidad y devoción al Sagrado Corazón de Jesús, tendría que comenzar diciendo que ha supuesto y supone una gran revelación de amor. Un amor muy personal, muy íntimo y muy vivo del Corazón de Cristo, que me ama siempre, a pesar de mis pecados y mis debilidades, y que además demanda mi amor. Aún recuerdo, como si fuese ayer, cuando me regalaron el libro En el Corazón de Cristo del P. Luis María Mendizábal, el cual, despertó en mí varias inquietudes y grandes deseos de querer saber más sobre el Corazón de Cristo. ¡Cuánto bien me hizo tenerlo entre mis manos para así poder leerlo!

A raíz de mi consagración al Corazón de Cristo por María, he podido experimentar cómo Su amor se ha hecho muy presente en mi corazón, se ha hecho muy mío.  Y de igual manera también he percibido como el Señor ha acogido en Su Corazón mi ofrenda, me ha acogido a mí y mis cosas. Todo ello me ha hecho crecer en confianza, amor, fe, alegría, esperanza y también en deseos ardientes de ofrecerle mi vida entera; mis alegrías, mis sufrimientos, mis esfuerzos, mis gozos, y en general todo aquello que acontece en mi vida. He crecido en trato y amistad con el Señor, al que no ceso de pedirle que me enseñe a amar según Su Corazón.

Pertenecer al Apostolado de la Oración me hace mucho bien, me hace muy feliz porque me permite seguir profundizando sobre la espiritualidad y devoción al Sagrado Corazón de Jesús, incrementar mi espíritu de oración y fortalecer la unión con el Corazón redentor de Cristo, a través del ofrecimiento diario de obras.

Que este año jubilar del Sagrado Corazón de Jesús sea un año lleno de gracia para todos, y nos haga crecer en amor y confianza en el Corazón de Cristo.

Sagrado Corazón de Jesús en Ti confío y te amo

Equipo del Apostolado de la Oración de la Diócesis de Córdoba