COR JESU – Corazón de Amor

Hablar del “CORAZÓN DE JESÚS”, es hablar de AMOR sublime, de amor inmenso, de amor entregado, de amor redentor, de amor misericordioso, humilde, eterno. Hablar del “Corazón de Jesús” en mi vida, es hablar de un milagro de amor.

Para mi conocer a Jesucristo, es conocer y gustar la esencia de para lo que he sido creada. Conocer a Jesucristo, es llegar a casa, es encontrar mi vocación, centrar mi vida,” gustar y ver qué bueno es el Señor.”
Es verdad, que conocía a Jesucristo desde siempre, pero entrar en su grupo de amigos, ha sido poco a poco… cómo Él hace las cosas. Sencillamente, suavemente, pacientemente. Me he sentido amada por ÉL, desde toda la eternidad, me he sentido mimada, cuidada, consentida…

Sentir el amor inmenso de Jesucristo, escuchar su voz pronunciado mi nombre, diciéndome en lo más íntimo que me ama con locura… es un inmenso privilegio. Una se siente muy pequeña, muy miserable, muy bendecida, y por supuesto… muy enamorada.

Conocer a Jesucristo es amarle, es seguirle, es buscarle, es una aventura extraordinaria… con subidas, bajadas, oasis y desiertos. Conocerle, es vivir para amar y ser amados. Conocer a Jesucristo es vivir enamorada… es decir sí al plan que ha pensado para mí. Conocer a Jesucristo es encontrar la felicidad verdadera qué el hombre busca toda la vida… y qué llena toda la existencia. Conocerle, es querer más y más de ese fuego inmenso que es su corazón. Es querer vivir, colarme, en su corazón, quedarme ahí acurrucada.

El “corazón de Jesucristo”, es un corazón vivo, enamorado, loco por mí y por mis hermanos. Conocer a Jesucristo es querer desagraviarle, consolarle, acompañarle, reparar tanto y tanto… El “corazón de Jesucristo”, para mí, es estar, es mirarle, mirarle, y dejarme mirar… Es mi descanso… mi hogar, mi todo.

Sierri

APOR Santa Teresa