Con María, unidos en la tribulación. Día de Hispanoamérica

A lo largo del año van jalonándose distintas fechas misioneras, que nos mantienen alerta el espíritu misionero, el recuerdo del mandato de Cristo: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio” (Mc 16,15). El primer domingo de marzo es el día de Hispanoamérica, este año bajo el lema “Con María, unidos en la tribulación”.

España está unida a Hispanoamérica por lazos de fe, de cultura, de lengua, etc. desde hace siglos. El descubrimiento de América por Cristóbal Colón vinculó aquellas tierras hermanas con España y han sido miles de hombres y mujeres los que han gastado su vida en la evangelización de tales países hermanos. La gesta de la evangelización de América ha sido una de las más grandes hazañas de la humanidad a lo largo de la historia. Partía de un afán misionero y con la precariedad de la época han dado su vida miles de misioneros, o en el mismo viaje naufragando, o en el agotamiento de las fuerzas al recorrer extensos territorios, siempre sometidos a privaciones, falta de medios humanos, sanitarios, culturales, etc. Llevaban consigo la alegría del Evangelio.

La Iglesia que peregrina en España no quiere olvidar esa gesta para motivar la tarea misionera del presente. En Hispanoamérica hay todavía mucho por hacer y a día de hoy son muchos hispanoamericanos los que vienen a España con una inmigración que rejuvenece nuestra población. Son 178 sacerdotes españoles actualmente los que trabajan en aquellas tierras, 3 de ellos cordobeses. Constituyen la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispano Americana). Y junto a ellos, más religiosas y multitud de fieles laicos, que han respondido a la llamada de evangelizar América. El primer domingo de marzo hacemos memoria de esta rica realidad misionera, que tiene en España sus raíces y repercute beneficiosamente en nuestra Iglesia española.

La pandemia afecta al mundo entero, también a estos países más pobres, también a nuestros misioneros españoles destacados allí. Nuestros misioneros experimentan en estas ocasiones más que nunca el respaldo de España en todos los sentidos. Existe un lazo fuerte entre aquellas comunidades y las nuestras. La intercesión de la Virgen María, que en estos momentos de tribulación ejerce más todavía como madre de todos, sea un recurso común para continuar la tarea de evangelización. Ayudar a tantas familias contagiadas, ofrecer medidas especiales para superar la pandemia, proporcionales oxígeno, darles medicamentos. Son tareas que van anejas a los trabajos de catequesis de niños, jóvenes y adultos, coordinación con los responsables de comunidades, sacramentos de iniciación cristiana y matrimonios canónicos, la Santa Misa cuando se llega, etc. Ajustándonos todos el cinturón, podemos expresar nuestra solidaridad con los misioneros españoles que trabajan en Hispanoamérica, dándoles nuestro apoyo eclesial, afectivo y económico.

La Misión Picota es una parroquia de la Prelatura de Moyobamba/Perú, que la diócesis de Córdoba ha asumido en convenio con el obispo del lugar. Dos sacerdotes, Rafael y Antonio, trabajando a pleno rendimiento, dos comunidades religiosas, las Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús y las Obreras del Corazón de Jesús, que atienden el hogar de las niñas y múltiples tareas parroquiales, sanitarias, asistenciales. Varios miembros del Movimiento Misionero “Sagrada Familia”, de origen norteamericano. Miles de catequistas nativos, más de un centenar de responsables de comunidades. Aquella parroquia, con más de cien comunidades, que se extiende por un territorio casi como media Andalucía, es una bendición de Dios para nosotros. Se trata como de una prolongación de la diócesis de Córdoba en territorio de misión. Y hacia allí se canalizan muchas energías espirituales y económicas de muchos cordobeses. Sigamos apoyando.

El Día de Hispanoamérica nos hace más cercanos a nuestros hermanos hispanoamericanos. “Con María, unidos en la tribulación” para salir adelante con la misión encomendada: anunciar al mundo entero el Evangelio de Jesucristo.

Recibid mi afecto y mi bendición:

 

+ Demetrio Fernández, obispo de Córdoba.