Carta semanal

La vida en clave de santidad

El 1 de noviembre celebramos la fiesta de Todos los Santos. Para recordar a todos los que nos han precedido en la fe y están gozando de Dios para siempre. Muchos están reconocidos como santos por la Iglesia. Después de un largo proceso, al que han acompañado milagros reconocidos, la Iglesia nos propone su ejemplo. Son nuestros hermanos mayores y constituyen un catálogo interminable

Diez años en Picota (Moyobamba-Perú)

La diócesis de Córdoba se ha volcado con Picota, y allí están los frutos. Todos los fieles de la diócesis, todos los sacerdotes, todas las parroquias han aportado con generosidad su limosna para que el evangelio sea extendido en una parroquia que cuenta con 130 animadores para los 110 núcleos parroquiales diseminados. Estos animadores nativos son la joya de la corona

“Aquí estoy, envíame”. DOMUND

Llegada esta fecha, es momento para agradecer a Dios los más de 500 mil misioneros católicos (hombre y mujeres, más mujeres que hombres), que por todo el mundo anuncian el Evangelio en nombre de la Iglesia. Y lo hacen con plena disponibilidad, atendiendo todos los ámbitos de la persona: educativos, sanitarios, cercanía a los pobres, remedios para el hambre, acompañamiento…

El traje nupcial

Jesús viene a desposarse con cada uno de nosotros. No se trata de una boda ajena a nuestra existencia. Se trata de la unión más profunda que cada persona humana está llamada a tener con Jesucristo, sea cual sea su vocación y misión en la vida. El novio es Jesucristo, la novia es cada una de las almas. Si es a mí a quien se dirige el Señor, con quien quiere entablar una relación esponsal, corresponde una actitud esponsal por parte de cada uno de nosotros

Mes del Rosario

También en nuestros días necesitamos abrir nuestro corazón a Dios y mantener esta oración sencilla, que alimenta nuestra fe. Son también muchas las necesidades de nuestros días por las que hemos de interceder continuamente, por las que hemos de rezar el Rosario. La salud de los enfermos, la justicia y la paz en el mundo, la situación actual de nuestra sociedad, las intenciones del Papa y las necesidades de la Iglesia

“Como Jesucristo, obligados a huir”. Acoger, proteger, promover e integrar

La Jornada Mundial del Migrante y Refugiado es una llamada a nuestra conciencia para salir al encuentro de todas estas personas, en la medida de nuestras posibilidades. En esta acción social resuenan las palabras de Jesucristo: “Lo que hicisteis con cada uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,40). Os invito en cada parroquia a tener alguna acción concreta en este campo

Cuidado paliativos, sí. Eutanasia, no

Cuando el hombre se aparte de Dios, es capaz de todo lo malo, es capaz incluso de ir contra el hombre, de destruirlo. Estamos viviendo con el covid-19 una de las pandemias más duras de la historia, que está haciendo temblar los cimientos de nuestra época, la sanidad, la actividad económica y laboral, el bienestar social. Y en medio de esta situación, el gobierno de turno saca a la palestra el tema de la eutanasia

Setenta veces siete

Estamos tocando el núcleo del evangelio, el tema del perdón a quienes nos ofenden, que lleva incluso al amor a los enemigos. No hay doctrina más sublime en ninguna cultura ni en ninguna religión. Perdonar, perdonar siempre es la quintaesencia del cristianismo, es el amor más refinado. Es lo que ha hecho Jesús hasta dar la vida por nosotros. Quien recibe el Espíritu de Jesús, lleva en su alma este impulso a perdonar

Cuidadores y custodios de la creación

Queremos en nuestra diócesis de Córdoba secundar estas enseñanzas del Papa Francisco y para ello constituimos desde el obispado para toda la diócesis un nuevo servicio, una Comisión de Ecología Integral, cuyos componentes daré a conocer próximamente para que se pongan manos a la obra y nos vayan señalando objetivos a cumplir. Quisiera que este servicio pueda ayudar a las familias

Astro brillante de España, Apóstol Santiago

La fiesta del apóstol Santiago, patrono de España, es una llamada al seguimiento de Cristo en todas las situaciones: en el gozo, en el dolor, en el servicio y hasta en el martirio. El patrono no nos incita a una lucha sin cuartel entre moros y cristianos, pero nos recuerda las palabras de Jesús: “el que se avergüence ante los hombres de mí, también yo me avergonzaré de él ante mi Padre” (Mc 8,38)