José Fernández de Henestrosa Boza

Laico (Fuente Obejuna, Córdoba, 24 septiembre 1898 - Azuaga, Badajoz, 22 septiembre 1936, 37 años)

Por Miguel Varona Villar, director del Secretariado diocesano para las Causas de los Santos

Don José nació en el seno de una familia de alto nivel social y económico formada por José Fernández de Henestrosa (terrateniente y militar retirado, fue Alcalde de Fuente Obejuna y gestor de la fundación del Convento de las Hijas del Patrocinio de María) y María Josefa Boza y Lozano de la Vera. Le bautizaron en la Parroquia de Ntra. Sra. del Castillo de Fuente Obejuna el 29 de septiembre de 1898. Desde pequeño le inculcaron la fe cristiana, asistiendo en familia a Misa todos los domingos. Estudió en el Colegio de los Padres Jesuitas de Villafranca de los Barros (Badajoz).

Contrajo matrimonio canónico con Magdalena Balmaseda Núñez en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Armentera de Cabeza del Buey (Badajoz) el 14 de abril de 1925. Tuvieron siete hijos, a los que procuraron educar cristianamente. Ambos tenían la costumbre de ir a Misa todos los días y comulgar con asiduidad. Rezaban el Rosario a diario, rodeados de sus hijos.

Don José era un modesto propietario de un encinar y arrendatario de otro, sin que se le conociese afiliación política alguna, ni tampoco enemigos en el orden económico o laboral. Nunca tuvo problemas con sus trabajadores del campo o de la casa, e incluso algunos le defendieron cuando fue detenido. Tenía fama de hombre de buenas costumbres, caritativo y católico practicante, culto, preocupado por los más desfavorecidos tanto en lo económico como en poner paz entre ellos. Mantenía buenas y asiduas relaciones con los Padres Franciscanos del Convento de Fuente Obejuna (sus siete miembros fueron beatificados como mártires el año 2007), situado frente a su domicilio, y a diario procuraba visitarlos. Pertenecía a la Orden Terciaria Franciscana. En resumen, don José era una persona religiosa y coherente con su fe, bien conocido como tal en su pueblo.

El 13 de julio de 1936 nació su séptimo hijo, Luis, e intentó bautizarlo en el citado Convento Franciscano, lo cual no se le permitió por haberlo prohibido la autoridad local competente. El 20 de julio, en compañía de su cuñado y una vecina, se dirigió a la Parroquia del pueblo con la intención de bautizarlo allí, pero todos ellos fueron detenidos a las puertas del citado templo por unos milicianos que les obligaron a regresar a su domicilio. Poco más tarde y ese mismo día, don José fue detenido y encarcelado en la cárcel que se encontraba al lado del Ayuntamiento.

Compartió prisión con los sacerdotes y los Franciscanos del pueblo. Durante su encarcelamiento ayudó a mantener la fe y la moral entre todos detenidos mediante la oración, los Ejercicios Espirituales y las frecuentes exhortaciones, acostumbrando a rezar con los brazos en cruz y arrodillado en el suelo, tal y como hacía en su domicilio. Quienes pudieron visitarlo en la prisión dicen que don José estaba sereno y tranquilo, y que preguntaba mucho por su hijo pequeño Luis. Dos meses duró su encarcelamiento, recibiendo en esos días un trato denigrante él y sus compañeros.

El 21 de septiembre fue conducido a Azuaga (Badajoz) en el mismo camión en que fueron llevados los siete beatos mártires Franciscanos y cuatro seglares más. Igual que ellos, fue vejado y torturado durante todo el trayecto para hacerlo blasfemar, aunque sin conseguirlo. Al llegar a Azuaga, los tuvieron encerrados en una celda de reducidas dimensiones durante dos días, sin darles ni comida ni bebida. Don José fue sacado en compañía de otro fraile joven para barrer y fregar el suelo de los calabozos y el corral.

En la madrugada del día 22 fueron todos llevados a las tapias del Cementerio de la localidad, donde murieron fusilados y dando vivas a Cristo Rey. Inhumados en una fosa común del Cementerio, posteriormente todos los cadáveres fueron exhumados y trasladados a Fuente Obejuna. Pudieron identificar su cadáver, a pesar de su avanzado estado de descomposición, por las ropas que llevaba puestas. Y fue finalmente sepultado en el Cementerio de Fuente Obejuna.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES