Blas Jesús Barbancho González

Sacerdote (Hinojosa del Duque, Córdoba, 29 diciembre 1906 - Villaviciosa, Córdoba, 29 agosto 1936, 29 años)

Por Miguel Varona Villar, director del Secretariado diocesano para las Causas de los Santos

Hijo de Isidoro Barbancho López, labrador, y Petra González Sanz. Fue bautizado en la Parroquia de San Isidro Labrador el 1 de enero de 1907. El 18 de abril de 1917 fue confirmado en dicha parroquia por Mons. Guillamet. Ingresó en la Preceptoría de su pueblo en el curso 1917-1918, con 10 años, porque “se siente llamado al estado eclesiástico y que desea ser admitido en la preceptoría”.

En sus estudios en el Seminario de San Pelagio, sus calificaciones fueron altas, oscilando entre el 8 y el 10. Fue ordenado presbítero el 20 de diciembre de 1930.

La documentación conservada permite ver en este joven sacerdote grandes virtudes. Su buen obrar hace que su Obispo se fije en él, nombrándole cura ecónomo de la Parroquia de San José de Cañada del Gamo y su anejo Ojuelos Bajos, el 1 de febrero de 1931.

El 17 de febrero de 1933 tomará posesión de la coadjutoría de la Parroquia de San José de Villaviciosa, cuyo párroco, ya mayor, necesitaba de un auxiliar competente. De él se dice, en dos informes sucesivos, que “asiste con puntualidad a todos los actos de culto, auxiliando al párroco en la catequesis de los niños y en la administración de los Santos Sacramentos, y observa siempre muy buena conducta”, y “asiste con puntualidad al confesionario todos los días y lleva a su cargo la Catequesis de párvulos”.

Como en otras poblaciones de nuestra Provincia, especialmente en la zona norte, el 19 de julio de 1936 triunfó el comunismo libertario en Villaviciosa. Se abolió la moneda y el comercio, se requisaron todos los bienes de consumo y se centralizó todo lo requisado en un gran almacén de abastos en la iglesia. Y también se abolió totalmente el culto católico.

Su párroco de Villaviciosa nos informa de los padecimientos sufridos por don Blas Jesús, en un informe al Obispado de Córdoba del 12 de mayo de 1938: “Fue asesinado el coadjutor don Blas Barbancho González en el Cementerio de esta villa en la noche del 28 al 29 de agosto, ignorando la forma del martirio. Fue detenido el 23 de julio y conducido a la prisión donde fue modelo de resignación, dando ejemplo a sus compañeros de prisión de valor cristiano. Todos los días, y burlando la vigilancia, reunía a los detenidos para rezar el Santo Rosario. Ya en vísperas del martirio administró la Penitencia a los detenidos.

“Fue objeto de vejámenes y de malos tratos. Conducido por los milicianos, lo sacaban de la prisión con un cántaro para traer agua, paseábanlo por el barrio donde se agrupaba la chusma, siendo objeto de mofa por parte de ella, llenándolo de improperios. Cuando bajaba a recoger la comida, los verdugos pinchábanle con alfileres, registrándole con minuciosidad la comida”.

El Arcipreste de Hinojosa del Duque, don Rafael María Sanz escribe también sobre él y su actuación en los días de prisión previos al martirio: “El coadjutor de Villaviciosa, don Blas Jesús Barbancho González, estuvo varios días sin dejar el hábito talar, ejerciendo los ministerios en medio de la persecución. Llevado a la cárcel, fue atormentado con frecuentes golpes de fusil en las espinillas. Exhortó a los presos a que recibieran los Santos Sacramentos, administrándoles él mismo el Sacramento de la Penitencia. Cuando antecedentemente le habían dicho que estaba expuesto a sufrir el martirio, parece ser que contestó: «¡Ojala, así fuera!»”.

Su deseo se hizo realidad y murió mártir en el Cementerio de Villaviciosa en la noche del 28 al 29 de agosto de 1936. Lo mataron únicamente por ser sacerdote católico: no hubo ningún otro motivo más aparte de éste.

Este sacerdote mártir es hermano del también sacerdote don Francisco Barbancho González.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES