Viernes Santo 2017

Sigue aquí la liturgia del Viernes Santo, las celebraciones, así como una galería fotográfica de las Hermandades en la Catedral.

Al igual que el día anterior, ofrecemos a continuación una reflexión realizada por el director espiritual del Seminario “san Pelagio” y Delegado diocesano para el Clero, don Gaspar Bustos, acerca del Viernes Santo:

En toda la Iglesia penetra el silencio de la Muerte; incluso la presencia eucarística se retira para hacernos más conscientes de su ausencia. El clima pasa a ser de soledad. Ha muerto Jesús… ¡y, cómo ha muerto! Se requiere meditarlo, contemplarlo. El Crucifijo pasa a ser el libro del  mejor amor. Darle vida por amor y un amor salvador como Cristo, siendo Dios y hombre, es un acontecimiento único. Todos tenemos sitio en el Calvario, ahí está María, la Madre, y el joven sacerdote Juan. De rodillas a sus pies la pecadora Magdalena. El sitio no se lo cede a nadie. Ella es la enamorada de aquel Ser divino que la hizo nueva por su amor. Acompañemos a los tres: María, Juan y Magdalena. Son la corte de amor de este Rey divino. Luego vendrán más, muchos más. Infinitos para contarlos. El camino del Calvario, cada uno con su Cruz, es infinito. Si hay una imagen repetida millones de veces en la Tierra es el Crucifijo. Somos los discípulos del crucificado; para negarnos a nuestros caprichos de pecado, nos llamó Jesús y nos invitó: “Toma tu cruz y sígueme”.  Todos somos nazarenos hacia el Calvario. De su costado abierto por la lanza brotarán la sangre y el agua que nos vivifica. Si en algunos lugares del mundo, también en España, pisan el crucifijo, es apostasía. A mí me sugiere el mayor amor de Cristo, que así se deja tratar. ¡Pisar a quien tanto te amó y tanto amor ha sembrado en el mundo…!  Sólo Jesús Crucificado sigue siendo la fuente del amor verdadero. Sin Él seríamos dominados por el amor propio, fieras unos para otros. Si aún queda humanidad en la Tierra se debe a aquel que supo darse hasta morir por cada uno de nosotros. La cruz y el crucifijo son inseparables de un corazón cristiano. ¿No tienes un crucifijo en tu bolsillo, en tu pecho, en tu habitación de dormir, en tu trabajo, en tu casa? ¡Adquiérelo cuanto antes! —“No creo en Él”, me dirás quizás, pero Él sí cree en ti, te quiere a ti y si lo llevas contigo y lo miras, acabarás llevándolo en el corazón. ¡Seréis amigos!

Seguidamente, incluimos aquí la liturgia del Viernes Santo.

Viernes Santo

Asimismo, adjuntamos el Decreto del Obispo para este día.

Decreto del Obispo para el Viernes Santo

Hermandades del Viernes Santo

En este día, realizarán su estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral seis hermandades: la Buena Muerte, la Soledad, la Expiración, el Descendimiento, los Dolores y el Santo Sepulcro.

De ellas ofreceremos una galería fotográfica.