La Pastoral Gitana, una realidad desconocida por muchos

Nos encontramos a poco más de una semana de que se celebre la tradicional Romería de los Gitanos en Cabra. Concretamente, el domingo 19 de junio, se llevará a cabo esta cita junto a la Virgen de la Sierra y en la que estarán presentes gitanos de todo el mundo.

Pepe Vacas durante la entrevista (2)

Muchos de ellos, serán acogidos por los miembros de la Pastoral Gitana de Córdoba. Una Pastoral desconocida por muchos que hemos podido conocer más de cerca, gracias a la entrevista que os ofrecemos a continuación con Pepe Vacas, uno de los responsables de dicha Pastoral. Éste nos cuenta en las próximas líneas qué es, quién la forma, qué diferencia hay entre el culto y la Iglesia Católica o qué supuso el encuentro con el Papa que ha marcado un antes y un después para ellos.

-          P: ¿Qué es la Pastoral Gitana?

-          R. (Pepe Vacas): Es un movimiento para llevar la Palabra y el Evangelio de Dios a los gitanos.

-          P: ¿Desde cuándo está presente?

-          R: Yo llevo unos 45 años en esta Pastoral, que empezó siendo un movimiento del secretariado gitano, pero como Pastoral llevamos casi 20 años, desde que el actual arzobispo de Granada, don Javier Martínez, la nombrara.

-          P: ¿Quién la forma?

-          R: Empezó con poquita gente, pero a día de hoy contamos con casi cincuenta gitanos, entre ellos muchos jóvenes. Tras el encuentro con el Papa el pasado mes de noviembre de todos los gitanos en Roma hubo un giro muy grande en esta pastoral. Asistimos gitanos de todo el mundo a este encuentro con el Santo Padre, siendo Córdoba el que mayor número de gitanos llevaba, unos 40. Y para colmo, tuve la gran suerte de ser yo entre todos el elegido para saludar al Papa. Me emociono solo de pensar que yo sin ser nada ni nadie, fuera elegido para esto. A partir de este encuentro, se incorporó más gente a la pastoral gitana, sobre todo muchos jóvenes.

-          P: ¿Y qué le dijiste al Papa?

-          R: Le dije: “Santo Padre el abrazo que le voy a dar es de parte de todos los gitanos de España”. Y casi lo tiro de fuerte que lo agarré. Y el Papa me respondió: “Rezad por mí”.

-          P: Siguiendo con la pastoral, ¿cómo funciona?

-          R: Todos los domingos nos reunimos en la parroquia de san José Divino Obrero. Allí está nuestro consiliario de párroco, Antonio Murillo, y allí tenemos nuestra sede. Nos encontramos en la tarde, primero compartimos un rato de convivencia y acto seguido celebramos la misa a “nuestra manera”, es decir, cantando y profundizando en las lecturas. Y es que nosotros, hemos adaptado la liturgia a lo que le gusta al pueblo gitano, es decir, con cantos y con guitarras. Hoy por hoy, contamos con muchos jóvenes en esta Pastoral y precisamente ellos necesitan esto para estar motivados. Estamos en un tiempo en el no podemos permanecer impasibles y tenemos que ofrecerle lo a ellos les gusta para mantenerlos. ¡Lo mismo se puede cantar el Padre Nuestro en gregoriano que en flamenco, porque Padre Nuestro es!

-          P: Además de en la parroquia de san José Divino Obrero, ¿dónde más está presente?

-          R: Desgraciadamente en Córdoba apenas hay parroquias en las que esté presente nuestra Pastoral. Nosotros siempre estamos abiertos a salir cuantas veces sea necesario para dar testimonio y acercar a los gitanos a nuestra Iglesia católica.

-          P: ¿Se siente integrada esta Pastoral en el seno de la Iglesia?

-          R: Sí, aunque actualmente no son muchos los gitanos que asisten a la misa porque no entienden o porque nadie les ha explicado lo bonita que es la Iglesia católica. Quizá este sea uno de los motivos por lo que muchos están en la llamada iglesia de Filadelfia o evangélica.

-          P: Y al hilo de esto, ¿qué diferencia hay entre el culto y la Iglesia Católica?

-          R: Tanto al culto como a la Iglesia de Filadelfia le falta la sacramentalidad que es la que santifica y la que nos salva. Yo cómo me voy a confesar con Dios directamente… ¿quién soy yo para eso? En esa iglesia obvian muchos sacramentos, como el de la Confesión, por ejemplo. Tampoco aceptan a María como la madre de Dios. A mi parecer, le faltan muchas cosas y su visión de la Iglesia es muy distinta. No aceptan tampoco al Papa. Sí me gustaría decir que el gitano es muy religioso en todos los sentidos, pero en el culto no le hablan con toda la transparencia que habla la Iglesia Católica. Yo no digo que ésta no sea válida sino que tiene unas carencias evangélicas grandes, y es una lástima que los gitanos no sepan todo lo que tienen que saber de la Iglesia católica.

-          P: Y para vosotros, ¿qué supone la celebración eucarística?

-          R: Es el encuentro con Dios y nos aporta mucho en nuestra vida personal. De hecho, gente que no tenía ni idea qué era la eucaristía ni el sentido de la celebración ni de los rezos, hoy se dan cuenta de la importancia que tiene. Ya hay cambios notables en los miembros de esta Pastoral. Yo siempre les digo que tenemos que ser un reflejo de Dios en la vida diaria.

-          P: ¿Se está haciendo algo para impulsarla?

-          R: Actualmente estamos presentes en las redes sociales con el nombre de “Pastoral Gitana de Córdoba” y además, tenemos un grupo de washapp en el que todas las mañanas yo envío una reflexión y por la noche les recuerdo que hagan un examen de conciencia para rectificar en todo aquello que hayamos hecho mal. De momento, lo que queremos es integrar a todos los gitanos y que la gente nos conozca, porque los gitanos tenemos una ternura y una manera de sentir y de ser que enamoran a cualquiera.

-          Finalmente, tenemos a la vuelta de la esquina la romería de los gitanos en Cabra. ¿Cómo se vive esta cita?

-          R: Desgraciadamente hace unos años se vivía con gran fervor, pero poco a poco los gitanos se fueron apartando de la Iglesia Católica y se acercaron a la evangélica, la cual no les deja que adoren a la Virgen y no acepta muchas cosas de nuestra Iglesia. De tal manera que en los últimos años hemos ido poquitos gitanos a esta romería. Por eso, este año hablamos con nuestro Obispo y vamos a recibir a gitanos de toda España para ver si conseguidos revivir esta fiesta y seguir honrando a nuestra “Majarí calí”, nuestra Madre María.