Mons. Fernández: “Es Dios mismo el que os llama”

Con estas palabras animó el Obispo a los seminaristas que participaron en el rito de Admisión y la institución de Lectores y Acólitos en la Catedral.

El pasado sábado, 23 de abril, durante la celebración de la Santa Misa en la Catedral de Córdoba, 12 seminaristas dieron un paso más en su camino hacia el ministerio sacerdotal. Don Demetrio Fernández les indicó durante la homilía, tras escuchar el nombre de cada uno de los candidatos,  que no se trata tan sólo de una lista de nombres, sino que es “como si Dios mismo os llamara”. El Obispo continuó hablándoles sobre la vocación, indicando que es un “misterio de dos libertades: Dios llama a quien él quiere; y está también la libertad humana, cuando uno responde "sí" siempre es motivo de alegría”. Terminó la homilía dando la enhorabuena a los rectores y formadores, haciendo un breve repaso por lo que es la vida del seminario e incidiendo en que al final lo que queda, más que los conceptos aprendidos, “es el testimonio de vida de los formadores”.

Tras la homilía siete de los seminaristas recibieron el Rito de Admisión, en donde tras ser interrogados sobre su intención, el Obispo añadió: “La iglesia acepta con alegría vuestro propósito; Dios lleve a buen fin lo que Él mismo ha comenzado en vosotros”.

A continuación, cuatro seminaristas fueron instituidos como Lectores. Cada uno de los candidatos se acercó al obispo, que les entregó el libro de la Sagrada Escritura diciendo: “Recibe el libro de la Sagrada Escritura y transmite fielmente la Palabra de Dios, para que sea cada día más viva y eficaz en el corazón de los hombres”.

Finalmente se llevó a cabo la institución de dos seminaristas como Acólitos, en donde el Obispo, tras orar por cada uno de ellos, les entregó la patena con pan con estas palabras: “Recibe esta patena con el pan para la celebración de la Eucaristía, y vive de tal forma que seas digno de servir la mesa del Señor y de la Iglesia”

Los seminaristas que recibieron el Rito de Admisión son: Pablo Alias Cabrera, José Miguel Bracero Carreto, Mario González González, Bernard Giancarlie Huamán Báez, Ángel Jesús Maíz Tejero, Francisco Javier Muñoz García y Javier Solano Moreno. Fueron instituidos Lectores: David Arellano Agredano, Diego Fernando Figueroa Cabrera, Pierre V.C. Klouvi Moundounga y Roland Nziengui Mabibicka. Y fueron instituidos Acólitos: Diego Fernando Figueroa Cabrera y David Reyes Guerrero.