Santa Teresa de Calcuta, el rostro de la misericordia

La madre Teresa de Calcuta fue elevada a los altares el 4 de septiembre. El Papa Francisco la ha canonizado en tiempo récord, 19 años después de su muerte.

 

Teresa de Calcuta2La madre Teresa de Calcuta ya es santa. El Papa Francisco presidió el pasado domingo, 4 de septiembre, la ceremonia de canonización en la plaza de San Pedro, donde estuvieron presentes las Misioneras de la Caridad, así como numerosas autoridades y más de 120.000 fieles.

Precisamente en este Año Jubilar de la Misericordia, y cuando se cumplen 19 años desde su fallecimiento, el Santo Padre ha escogido como icono a Santa Teresa de Calcuta a la cual calificó en su homilía como “dispensadora de la misericordia divina poniéndose a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada”.

Asimismo, destacó que “Santa Teresa de Calcuta se ha inclinado sobre las personas desfallecidas que mueren abandonadas al borde de la calle, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la Tierra, para que reconocieran su culpa ante los crímenes de la pobreza creada por ellos mismos”.

“Esta incansable trabajadora de la misericordia”, en palabras del Santo Padre, había sido previamente reconocida con el Premio Nobel de la Paz en 1979, y a partir de ahora ocupará un lugar destacado en el Cielo y reconocido por toda la Iglesia Universal.