El Papa: “vayan para decirle desde lo más profundo de sus corazones, Jesús, confío en ti”

Toda la Iglesia, también la diocesana, se prepara para asistir a la próxima gran cita con el Papa Francisco: la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia este verano. Para ello, recuperamos algunas ideas del mensaje que el Papa Francisco publicó el pasado 15 de agosto pasado. Después de la extraordinaria JMJ vivida en Río de Janeiro en 2013, el Papa retomó su diálogo con los jóvenes.

2016_04_25_3638_1461558501__largeEl Pontífice, incorporándose en la tradición iniciada por San Juan Pablo II y continuada por Benedicto XVI con ocasión de cada Jornada Mundial de la Juventud, propone reflexionar sobre las Bienaventuranzas. De ahí que el tema central sea: «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» -Mt 5,7-. La JMJ de este año se sitúa precisamente en el corazón del Año Santo de la Misericordia, haciendo que se convierta en «un verdadero Jubileo de los jóvenes de ámbito mundial». Como bien recuerda el Sucesor de Pedro, es la tercera vez que un encuentro internacional de los jóvenes coincide con un Año jubilar. Así sucedió cuando, durante el Año Santo de la Redención (1983/1984), san Juan Pablo II convocó por primera vez a los jóvenes de todo el mundo para el Domingo de Ramos. Después, durante el Gran Jubileo del Año 2000, más de dos millones de jóvenes de unos 165 países se reunieron en Roma para la XV Jornada Mundial de la Juventud. «Como sucedió en estos dos casos precedentes – dice el papa Francisco – estoy seguro de que el Jubileo de los Jóvenes en Cracovia será uno de los momentos fuertes de este Año Santo».

CON 16 AÑOS EL PAPA VIVIÓ…

El Papa explica a continuación a los jóvenes cómo Dios ha revelado su misericordia en la Sagrada Escritura, demostrando su incansable fidelidad y su eterno amor, siempre dispuesto a perdonar. El Nuevo Testamento nos habla de la misericordia como «síntesis de la obra que Jesús vino a cumplir en el mundo en el nombre del Padre (cfr. Mt 9,13) […] En Jesús, todo habla de misericordia, es más, Él mismo es la misericordia».
El Santo Padre invita así a los jóvenes a que experimenten en primera persona la misericordia del Señor. Y cuenta: «A la edad de diecisiete años, un día en que tenía que salir con mis amigos, decidí pasar primero por una iglesia. Allí me encontré con un sacerdote que me inspiró una confianza especial, de modo que sentí el deseo de abrir mi corazón en la confesión. Aquel encuentro me cambió la vida. Descubrí que cuando abrimos el corazón con humildad y transparencia, podemos contemplar de modo muy concreto la misericordia de Dios».

LA PROVIDENCIA NOS LLEVA A CRACOVIA

Después de haber explicado cómo el Señor ejerce su misericordia para con nosotros, el Papa invita a los jóvenes a que ellos mismos se conviertan en instrumento de esa misma misericordia hacia el prójimo.

Al final de su Mensaje, el papa Francisco renueva a los jóvenes su calurosa invitación: «Falta poco para nuestro encuentro en Polonia. Cracovia, la ciudad de san Juan Pablo II y de santa Faustina Kowalska, nos espera con el corazón y los brazos abiertos. Creo que la Divina Providencia nos ha guiado para celebrar el Jubileo de los Jóvenes precisamente ahí, donde han vivido estos dos grandes apóstoles de la misericordia de nuestro tiempo. […] Jesús misericordioso, representado en la imagen venerada por el pueblo de Dios, en el santuario de Cracovia a él dedicado, los espera […]. Vayan para decirle desde lo más profundo de sus corazones: “Jesús, confío en ti”».