El Papa invita a practicar la misericordia con el prójimo

En la audiencia general celebrada el 18 de mayo, en la plaza de San Pedro.

PapaFrancisco-saluda-en-audienciaEsta semana, en la audiencia general, el Papa Francisco ha continuado con sus catequesis sobre el Año de la Misericordia y ha explicado la parábola del rico Epulón y del pobre Lázaro. Dos ejemplos o “modos de vivir que se contraponen”, ha afirmado.

Por un lado, “el rico disfruta de una vida de lujo y derroche; en cambio, Lázaro está a su puerta en la más absoluta indigencia”, esta situación, según ha explicado el Pontífice, es “una llamada constante a la conversión” y que se invierte después de la muerte de ambos personajes.

“El rico fue condenado a los tormentos del infierno, no por sus riquezas, sino por no compadecerse del pobre”. Por eso, el Santo Padre ha invitado a practicar la misericordia con el prójimo con estas palabras: “cuando falta nuestra misericordia con los demás, la de Dios no puede entrar en nuestro corazón cerrado. Dios quiere que lo amemos a través de aquellos que encontramos en nuestro camino”.