El Papa invita a amar a Dios y al prójimo

En la audiencia general de la plaza de San Pedro, el 27 de abril.

image549158188c2268.84511201El Papa Francisco ha vuelto a reunirse con numerosas personas en la audiencia general que ha tenido lugar, en la mañana del 27 de abril, en la plaza de San Pedro en Roma. En esta ocasión, el Santo Padre ha recordado la parábola del buen samaritano y ha pedido que: “para heredar la vida eterna tenemos que amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos”.

En este sentido, el Pontífice ha explicado que “El amor cristiano es un amor comprometido que se hace concreto en la vida”, este es el caso del buen samaritano, y que se hace palpable “por medio de acciones marcadas por la compasión”. Asimismo ha insistido en que Dios “no ignora nuestros dolores y sabe cuánto necesitamos de su ayuda, de su consuelo, se hace cercano y no nos abandona nunca”.

Y ha continuado: “El verdadero amor tampoco hace distinciones entre personas, sino que ve a todos como prójimos que necesitan de nuestra ayuda y cercanía. Por lo tanto, si queremos heredar la vida eterna, no podemos ignorar el sufrimiento de los hombres, si lo hiciéramos estaríamos ignorando a Dios”.