El Obispo de Bangassou agradece la acogida de la comida solidaria

Desde la Fundación Bangassou han dado a conocer las palabras de agradecimiento del Obispo cordobés de esta diócesis de la República Centroafricana, Mons. Juan José Aguirre, ante la gran afluencia de personas en la comida solidaria celebrada el pasado 12 de marzo en el Real Círculo de la Amistad.

_MG_0229En esta carta expresa su gratitud a los asistentes y colaboradores así como el proyecto benéfico de una cooperativa para madres solteras que sobreviven en medio de la pobreza y de la guerra civil que está asolando el país.

A continuación pueden leer el texto íntegro de la carta:

 

CARTA PARA LA COMIDA DEL CÍRCULO (12 DE MARZO 2016)

Queridos amigos y amigas, cordobeses fieles al proyecto de Bangassou, amigos venidos desde tantos sitios, de Madrid, del País vasco, de Antequera, de Jaén y hasta de Centroáfrica y de Ruanda (veréis algunos curas africanos en esta comida),  a cada uno le digo: bienvenido a esta comida solidaria y mil gracias por estar aquí. Creo que este año hemos batido el record  y a esta afluencia masiva no puedo más que deciros mil gracias en nombre de mi gente de Bangassou.

Como tantos otros años, la Fundación Bangassou, mi hermano Miguel, mi sobrino Pablo, mi madre junto a todos mis hermanos,  hermanas, cuñados y cuñadas, el equipo A y tantos buenos colaboradores de Bangassou, tantos amigos y amigas que han vendido entradas hasta en los descampados, todos nos hemos reunido para patrocinar un proyecto en Bangassou. Este año queremos sacar adelante una cooperativa de madres solteras, de la misma manera que el año pasado era para la construcción de la Iglesia de Bema, una misión preciosa al borde del río Ubangui y que ya tienen los cimientos hechos, el relleno de estos completado y 25.000 ladrillos que esperan ser colocados en su sitio apenas los 200 sacos de cemento que esperamos lleguen a Bangassou desde Bangui, la capital, a 800 km de distancia.

Una cooperativa para madres solteras es el título del proyecto de este año. Lo que hay al otro lado del título tan solo hay que tener un poco de empatía e imaginarlo. Se trata de mujeres con niños, sin marido, a las que la vida se les ha puesto cuesta arriba un día y ya no han podido enderezarla. La vida se les ha convertido en un callejón sin salida y lleno de cristales rotos en donde avanzar e ir hacia adelante con sus hijos es un repecho muy fatigoso. Luchan contra la depresión y la pobreza.  Algunas de ellas habían sido secuestradas por los rebeldes de la LRA y han estado con ellos, como esclavas sexuales, durante años. Mucho tiempo soportando la violencia de sus secuestradores, la suciedad de la selva, las marchas extenuantes con bienes robados, el horror de ser tratadas como esclavas, de sentirse lejos de casa, de los suyos, apartadas de una vida normal... El día en que lograron escaparse de aquellos criminales estaban ya noqueadas. Algunas volvían embarazadas por sus mismos secuestradores. Acomodarse de nuevo a la sociedad civil se les hizo una losa. Sus niños no eran queridos por nadie...

Otras mujeres de Bangassou, hoy de 30-35 años, se contaminaron de SIDA a los 20 y ya nunca más levantaron cabeza. Sus niños crecen pero ellas se cansaron de crecer. Niños mal alimentados, muchos acogidos en el proyecto huérfanos de Bangassou que les da escuela, alimento, ropa, pero que viven junto a una madre que tiene el ánimo por los suelos. Difícil crecer así, rodeadas de desánimos impertinentes y  agarrotadas por una camisa de fuerza hecha de desazón y oscuridades. Por eso hemos pensado en crear un centro en donde estas familias de madres solteras vivan cerca las unas de las otras y alimenten juntas una cooperativa de costura. Que sean protagonistas de su vida, de su futuro. Las máquinas de coser vienen ya en los próximos contenedores. Las de tricotar también. Una maestra les enseñará el arte del bordado y otra a gestionar una cooperativa, el trabajo juntas, las entradas y salidas, la mitad de las entradas para gastos de mantenimiento y la otra mitad para repartir entre ellas. En fin, ya conocéis estos mecanismos mejor que yo.

Aprovecho el día de hoy para expresar mi repulsa por el asesinato  injusto y trágico de 4 misioneras en Yemen la semana pasada, un país que vive una brutal guerra civil entre chiíes y suníes. Asesinadas a tiros, sufriendo la misma suerte que el Señor en el Calvario, junto con muchos de los ancianos que estaban curando y protegiendo, tal vez también el sacerdote salesiano que atendía el hospicio, aunque se piensa que se lo pudieron llevar secuestrado.

La misma situación de guerra civil se vive en Sudán del Sur con consecuencias humanitarias desastrosas. Aprovecho también para expresar mi bochorno al ver los trapicheos indignos de la Unión Europea respecto a los refugiados civiles sirios y de otros países, bloqueados en la isla de Lesbos y en Idomeni, en la frontera con Macedonia. Huyen de un genocidio y han sufrido lo indecible para escapar de su país. Familias enteras con niños pequeños se han echado al mar gélido del invierno, de noche, han arriesgado la vida y muchos la han perdido. Hay soluciones más allá de su expulsión pura y dura hacia Turquía, subcontratada para hacer a Europa el trabajo sucio. Soluciones que sean más humanitarias que políticas o económicas. Ojalá que el acuerdo que se firmará en el Consejo europeo sea un acuerdo digno para los que arriesgan de volver a poner en peligro sus vidas, sea humanitario y no incumpla el derecho de cualquier refugiado a una vida digna. Finalmente que llegue a posibilitar la reubicación de estos refugiados en zonas despobladas de muchos países de Europa, España entre los que más.

Deciros para terminar que seguimos aquí en la Fundación Bangassou, que estoy contento de estar en Córdoba con vosotros en esta comida. Después de los problemillas físicos del año pasado, estoy mejor de salud, aunque mis fuerzas no son las mismas de hace algunos años. Deciros que la visita del Papa Francisco en Centroáfrica tuvo algo mágico. Su sola presencia rompió barreras y borró líneas rojas. Donde por dos años hubo francotiradores y dos barrios de musulmanes y no musulmanes no pudieron ni mirarse, pasó por allí el Papa y la barrera de derrumbó, el Papa invitó al Imán a subir al papamóvil y los francotiradores desaparecieron. Me dijo Papa Francisco, una de las veces que hablé personalmente con él, que me cuidara, que no tenía otro "obispo de recambio", pero no es verdad, fue una mentira piadosa, porque ya se ve en el horizonte el que será el Obispo Auxiliar de Bangassou para venir en mi ayuda, y del que solo os puedo decir que está a pocos meses vista y nada más, porque el resto es secreto pontificio.

Mil gracias a todas las empresas, comercios, tiendas, organismos que nos han ayudado con más de 90 regalos, bebidas y comida. Mil gracias a todos, por la música, a los camareros y camareras de lujo que tenemos, la mayor parte catecúmenos de confirmación y scouts de diversos centros, y a las miles de personas que habéis podido hacer posible esta comida solidaria en colaboración con la Fundación Bangassou. Hay políticos de diferentes partidos y esto me llena de gozo. Sinceramente. La alcaldesa quería haber venido, pero a su marido está recién operado. Suerte a todos en el sorteo y mil gracias por última vez.

 

Mil abrazos a todos.

 

Juanjo Aguirre,  Córdoba 09 de Marzo del 2016