¿Cómo tienen que ser el pan y el vino para la eucaristía?

Las hostias disponibles en la Librería diocesana cumplen con esta normativa de la Conferencia Episcopal Italiana desde siempre, sin conocimiento de ningún incidente o reacción alérgica.

El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Cardenal Robert Sarah, ha escrito una carta a los Obispos diocesanos en la que les recuerda la necesidad de vigilar la calidad del pan y del vino, destinados a la Eucaristía.

En la carta se advierte también de su venta en supermercados, otros negocios y hasta por internet. En este sentido, para no dejar dudas acerca de la validez de la materia eucarística, este Dicasterio sugiere a los Ordinarios dar indicaciones al respecto, por ejemplo, garantizando la materia eucarística mediante certificados apropiados.

Entre las normas sobre la materia eucarística se indica lo siguiente: “El pan que se emplea en el santo Sacrificio de la Eucaristía debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa”. Del mismo modo, “el vino que se utiliza en la celebración del santo Sacrificio eucarístico debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas”.

Excepciones:

Las personas, que por diversos y graves motivos, no puedan tomar pan preparado normalmente o vino normalmente fermentado deberán tener en cuenta que: “Son materia válida las hostias con la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan”. Asimismo, “es materia válida para la Eucaristía el mosto, esto es, el zumo de uva fresco o conservado, cuya fermentación haya sido suspendida por medio de procedimientos que no alteren su naturaleza (por ejemplo el congelamiento)”. Al respecto, desde el Obispado se informa que las hostias disponibles en la Librería diocesana cumplen con esta normativa de la Conferencia Episcopal Italiana desde siempre, sin conocimiento de ningún incidente o reacción alérgica.

Carta a los Obispos 

También pueden consultar los siguientes enlaces:

Alfa Y Omega 

Archidiócesis de Sevilla