“Dios ha vencido el egoísmo y la muerte con las armas del amor”

El Papa Francisco lanzó un mensaje de paz y recordó a todos los cristianos perseguidos en la misa del Domingo de Resurrección.

descargaEl Domingo de Resurrección, el Papa Francisco presidió la santa misa en la plaza de San Pedro, en la que felicitó la Pascua a todos los fieles. En la celebración el Santo Padre comunicó su mensaje de Pascua en el que hizo un llamamiento a la paz y a la solidaridad con todas las personas que sufren injusticias. “El Señor, que sufrió el abandono de sus discípulos, el peso de una condena injusta y la vergüenza de una muerte infame, nos hace ahora partícipes de su vida inmortal, y nos concede su mirada de ternura y compasión hacia los hambrientos y sedientos, los extranjeros y los encarcelados, los marginados y descartados, las víctimas del abuso y la violencia”.

Asimismo, recordó especialmente, a las víctimas de los atentados terroristas contra los cristianos, en Europa, África y en Oriente Medio. El Papa Francisco afirmó: “Cristo resucitado indica caminos de esperanza a la querida Siria, un país desgarrado por un largo conflicto, con su triste rastro de destrucción, muerte, desprecio por el derecho humanitario y la desintegración de la convivencia civil”.

Ante estas duros acontecimientos de guerra, persecución de los cristianos e injusticias sociales, el Pontífice lanzó un mensaje de esperanza: Con nuestros hermanos y hermanas perseguidos por la fe y por su fidelidad al nombre de Cristo, y ante el mal que parece prevalecer en la vida de tantas personas, volvamos a escuchar las palabras consoladoras del Señor: «No tengáis miedo. ¡Yo he vencido al mundo!» (Jn 16,33). Y continuó aludiendo a la misericordia infinita de Dios: “Dios ha vencido el egoísmo y la muerte con las armas del amor; su Hijo, Jesús, es la puerta de la misericordia, abierta de par en par para todos”.

MENSAJE URBI ET ORBI