Clausurada la fase diocesana para la canonización del Padre Cosme Muñoz

El día 1 de octubre en la Catedral, ha tenido lugar esta celebración que ha constado de dos partes, una jurídica y otra de acción de gracias.

La Catedral se vistió de fiesta el pasado 1 de octubre, para acoger la celebración de clausura de la fase diocesana de la causa de canonización del padre Cosme Muñoz, fundador de las Hijas del Patrocinio de María.

En primer lugar, se llevó a cabo el acto jurídico de firmar, cerrar y lacrar todos los documentos recabados para el estudio de la causa de canonización del padre Cosme Muñoz. Un acto en el que intervinieron el Obispo, el juez delegado, el notario, e secretario y el delegado diocesano para la Causa de los santos.

En su intervención, el Obispo afirmó que ¡un acto como este no sucede todos los días, aquí se ve como la Iglesia toma en serio la vida de sus hijos y a algunos de ellos los escoge para ponerlos como ejemplo”. A partir de ahora, según explicó don Demetrio Fernández, se inicia un trabajo largo que le corresponde a la autoridad suprema, al Papa, y a la Congregación para la Causa de los Santos, de estudiar y verificar toda esta documentación, a la espera de que acontezca un milagro por intercesión del Padre Cosme, para que se proceda a su beatificación.

Por su parte, la Superiora General de las Hijas del Patrocinio de María, la hermana Antonia García, agradeció a todos los que han colaborado en este proceso y recordó algunas de las virtudes del padre Cosme como su amor y entrega.

En segundo lugar, se celebró la misa de acción de gracias por el padre Cosme, presidida por el pastor de la Diócesis. En du homilía don Demetrio explicó que “Dios no se contenta con que seamos buenas personas sino que nos llama a ser santos y esa vocación la vemos cumplida, realizada en este hijo de la Iglesia”. Asimismo, subrayó la caridad del padre Cosme que le ha llevado a entregar su vida y a superar muchas dificultades para ayudar y dar una educación a las niñas pobres.

También a las hermanas de la congregación las exhortó diciendo: “este es un momento de gozo para que seáis santas y os desviváis en la tarea de la educación”.