Los sacerdotes realizan la “missio”